623 107 667
·
[email protected]
·
Lunes a jueves de 9:00 a 18:00 | Viernes de 9:00 a 15:00
Solicita Cita

¿Es delito poner la pegatina de la ITV en un coche que no la ha superado?

Circular con un automóvil cuya ITV ha vencido es sancionable, pero cuando recurrimos a prácticas como manipular el distintivo de ITV, utilizar una pegatina ITV que no le corresponde a nuestro coche, nos podemos enfrentar incluso a un delito.

Un debate jurídico que se planteaba en nuestros tribunales era si la pegatina de la ITV era un documento oficial, un certificado o simplemente, una pegatina y en consecuencia, si su uso fraudulento podía ser constitutivo de delito o no.

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha querido terminar con la polémica suscitada ya que la cuestión se resolvía de forma contradictoria por distintas audiencias provinciales. Así, considera que la pegatina de la ITV es un certificado oficial, por lo que cualquier reproducción o manipulación de estos marcadores, o la utilización no autorizada puede ser constitutiva del delito de uso de certificación falsa del artículo 399.2 del Código Penal en relación con el 400 bis.

En el caso concreto que da lugar a la sentencia, el Supremo confirma la condena a una pena de multa de 720 euros por delito de uso de certificado falso impuesta al propietario de un turismo que llevaba pegada en la luna delantera un distintivo V-19 (pegatina de ITV) que tenía como fecha de validez septiembre de 2019, cuando el vehículo tenía caducada la ITV desde el día 5 de mayo de 2016. Según los hechos probados de la sentencia del Juzgado de lo Penal de Jerez, confirmada por la Audiencia de Cádiz y ahora por el Supremo, el acusado, «con un fin falsario y con el objeto de no ser sancionado por tener la ITV caducada, haciendo uso de un documento auténtico sin ser su legítimo titular, procedió a pegar en su vehículo la pegatina V-19, sin ser correspondiente a su vehículo».

Desde BADILLO ABOGADOS, les recordamos la importancia de pasar la inspección técnica de sus vehículos pues, hay que garantizar que estén en perfectas condiciones para transitar sin ser un riesgo para sus ocupantes, el resto de usuarios y el medioambiente. Así, Los coches de más de cuatro años están obligados a pasar la ITV bienalmente; a partir de los diez años, deben superarla cada año.